www.semperinfo.com
 

¿Por qué es importante diversificar las inversiones y cuál es el error más común?


Asegura Warren Buffet que “la diversificación es la protección contra la ignorancia”, y no le falta razón. Si hay una fórmula de proteger tus inversiones esta es diversificarlas, lo que comúnmente se conoce como “no poner todos los huevos en una misma cesta”. No hay ninguna inversión que sea completamente segura. Y, si la hubiera, no sería rentable. La diversificación es una fórmula de reducir el riesgo inherente a toda inversión y de estar protegido ante eventos inesperados.

Y es que, por mucho que puedas conocer el mercado, hay muchos riesgos incontrolables. El mejor ejemplo es la pandemia en la que estamos inmersos, algo impensable hace un año. Es imposible proteger tus inversiones al 100% ante el coronavirus o el colapso de Lehman Brothers, por ejemplo. Lo que sí puedes hacer es diversificar tu cartera de inversiones para que incluso en estos casos, el golpe no sea tan fuerte.


Cómo diversificar tu cartera


Diversificar pasa por tener instrumentos o activos que ante situaciones idénticas reaccionen de forma distinta, para que las ganancias de unos activos puedan compensar las pérdidas de otros. Sobre todo, en momentos delicados de mercado. Desde un punto de vista práctico, esto se traduce en contar con inversiones en renta fija, pero también en renta variable, apostar por empresas de diferentes sectores y de diferentes países.


Como con casi todo lo que tiene que ver con la inversión, la teoría siempre es más fácil que la práctica. De hecho, en este caso, es más fácil equivocarse que hacerlo bien, y la culpa la tienen los sesgos cognitivos. Normalmente invertimos en empresas que conocemos y tenemos cerca porque así nos sentimos más seguros.


El error más común al momento de diversificar


Lo que acabas de leer es el fallo más habitual de los españoles al diversificar. Invertir en lo que conocen y en lo que tienen más cerca. El resultado es una falsa diversificación: la mayor parte de su ahorro e inversión está concentrado en España. En concreto, cerca del 74% de los activos del ahorrador medio están en España. Una fórmula muy habitual de estructurar el ahorro es tener una cesta de acciones del Ibex 35: Santander, Iberdrola, Telefónica, BBVA, etc., un depósito en un banco español, un inmueble en España y un bono de deuda pública española.


Sí, esta cartera estaría diversificada por tipo de activo, pero concentrando todo el riesgo en España. Si mañana, la situación económica o política se deteriora, aumenta la prima de riesgo país, el efecto en esa cartera podría ser devastador.

¿La solución? Diversificar también por áreas geográficas, si todavía no lo haces. Así evitarás el error más habitual al diversificar.

Información tomada de Investing.com