www.semperinfo.com
 

Champions y Europa League, un negocio de 3.000 millones de euros.


Las cifras financieras del nuevo calendario de la UEFA para la industria deportiva.


El parón deportivo a nivel mundial ha supuesto un punto de inflexión para la industria futbolística. La primera víctima en el deporte rey al inicio de la pandemia fue la Eurocopa, la joya de la corona de la UEFA, a la que renunció el organismo rector del fútbol europeo para permitir que se pudieran celebrar el resto de las competiciones del continente, sobre todo las de las llamadas Big Five -Premier, La Liga, Bundesliga, Serie A y Ligue 1-. La Eurocopa no fue entonces una renuncia cualquiera: es un diamante tanto a nivel deportivo como económico, pues supone ingresos de 2.500 millones por derechos de televisión, una facturación de la que prescindió la autoridad deportiva europea en plena pandemia para dar oxígeno en el calendario al resto de competiciones.

¿A cuánto equivale ese aire? "La posibilidad de que las dos principales competiciones de clubes de la UEFA (Champions y Europa League) no puedan terminar de disputarse implicaría que la UEFA dejaría de ingresar cerca de 3.000 millones de euros por derechos audiovisuales", aseguran despachos de abogados especializados en deporte y representantes de equipos de La Liga. Estas cantidades se reparten entre los equipos participantes (80%) y la UEFA, que se queda con la cantidad restante (un 20%).



En el caso español, se miden en la Champions tres clubes: FC Barcelona, Real Madrid y Atlético de Madrid. Los tres intentarán destronar al Liverpool en Lisboa, donde se juegan la fase final a ocho de la Champions, que se celebra entre el 12 y 23 de agosto y que se estima que tendrá un impacto de unos 50 millones de euros en la capital lusa, según un estudio del Instituto Portugués de Administración y Marketing (IPAM).


Reparto


El IPAM avanza que casi la mitad de ese importe (el 49 %) se recaudará en restauración, con porcentajes menores para alojamiento (13%), viajes (9%) y otras actividades turísticas (5%), mientras que el resto de esos fondos se repartirá entre publicidad, eventos y operaciones comerciales. En términos de audiencia, el informe calcula que a Lisboa acudirán unos 16.000 aficionados sin entrada y otros 3.300 visitantes entre equipos de fútbol, periodistas, personal de apoyo de invitados de la UEFA.


No obstante, para el profesor que coordinó el estudio de la IPAM, Daniel Sá, el impacto más importante será el mediático, el hecho de que Lisboa vaya a estar "en boca del mundo durante doce días" según aseguraba en declaraciones a Efe. "En un contexto de pandemia, donde las economías quieren recuperar la confianza y donde Portugal tiene el turismo como pilar decisivo de su PIB, ésta es la mejor campaña de promoción y confianza de Portugal en todo el mundo", asegura Sá al analizar el informe.


Información tomada de Expansión.